martes, 7 de julio de 2015

D. Pedro Berruezo Gerez (1871-1952). Parte II


D. Pedro Berruezo Gerez
Col. José Berruezo García
Cortesía María Luisa Alías Berruezo
El llamado Desastre del 98 supuso una enorme conmoción en la sociedad española. La derrota militar frente a unos subestimados EE.UU. y la consiguiente pérdida de las colonias españolas de ultramar originó un fuerte desencantamiento con la Monarquía y la clase política gobernante, que se demostró incapaz de encauzar de manera más efectiva el descalabro militar que sufrió España. Este sentimiento de fin del Imperio Colonial, desencanto político y aceptación de la verdadera realidad nacional tras el Desastre hizo surgir en España un movimiento social e intelectual llamado Regeneracionismo.

En Garrucha el movimiento regeneracionista estuvo acaudillado por jóvenes figuras políticas como D. Pedro Berruezo Gerez y su hermano D. Bernardo. Don Pedro enfocó su regeneracionismo dentro de una ideología más moderada, mientras que Don Bernardo lo hizo de manera más aguerrida desde las filas republicanas.


El 12 de marzo de 1902 falleció en Madrid D. Jacinto María Anglada Ruiz, histórico diputado liberal por el distrito de Vera, al que pertenecía Garrucha y a la cual el político estaba muy vinculado. Asimismo, el 5 de enero de 1903 fallecía también en la capital de Reino D. Práxedes Mateo Sagasta, el gran líder del Partido Liberal en España. La muerte de estos dos célebres y veteranos políticos afectó a la situación de este partido en Garrucha, así pues el veterano jefe de los liberales en el municipio, D. José García Suesa, ante las nuevas necesidades sociales y económicas surgidas tras el Desastre del 98, dio paso a sangre nueva a la primera línea de la política local. Facilitó la participación de hombres de ideología liberal de tendencia reformista emanados del regeneracionismo, con ganas de trabajar en beneficio de la población y capaces de hacer una política eficaz en Garrucha, en oposición a los conservadores del Diputado veratense Don Manuel Giménez Ramírez.

El hombre elegido para el cambio en la política local fue Don Pedro Berruezo Gerez. Sus hombres de confianza en la política local fueron, entre otros, D. José López López (destacado político regeneracionista, que fue durante su mandato de 1906 a 1914 su primer Teniente de Alcalde), D. Vicente Martínez Piñero (Presidente del Partido Reformista en 1914 y su Teniente de Alcalde durante su mandato de 1918 a 1923), su hermano D. Francisco Berruezo Gerez (Vicepresidente del Partido Reformista en 1914 y concejal largos años bajo el gobierno de su hermano), su padre D. Francisco Berruezo López (Vicepresidente de la Unión Republicana en 1902) y su cuñado, el destacado empresario local, D. Simón Fuentes Caparrós.

D. José López López (1), D. Francisco Berruezo Gerez (2) y D. Simón Fuentes Caparrós (3),
hombres de confianza de D. Pedro Berruezo Gerez en la política local

(1) Extraída de la revista Nuevo Mundo (8/8/1907), (2) Colección familia Berruezo, (3) Extraída Mem. hist., fotog. y docu. de Garrucha (1861-1936) Vol II

Don Pedro Berruezo Gerez fue Alcalde largos años, de 1906 a 1914, 1916, 1918 a 1923 y 1931.

El 1 de enero de 1906 se inicia el primer mandato de Don Pedro como Alcalde de Garrucha, desde entonces consagraría su vida por y para el pueblo. A lo largo de sus años como Alcalde destacó por su gran entrega hacia el pueblo que gobernaba.

Acta de instalación del nuevo Ayuntamiento
Día 1º de Enero de 1906
Se constituyó el nuevo Ayuntamiento compuesto de los Concejales propietarios D. Pedro Berruezo Gerez, D. José López López, D. Ricardo Guevara Rubio, D. Antonio Berruezo López, D. Joaquín Hernández Segura y D. Manuel Berruezo Castaño, y de los interinos don Miguel Jiménez Rosa, D. Juan Moreno Parra, don Pedro Caparrós León, D. Ginés Acosta Vera, y Don Ramón Hernández López y D. Antonio Rodríguez Alarcón, en sustitución de los procesados y suspensos de sus cargos por orden judicial D. Cándido Flores Flores Martínez, D. Diego González Carrillo, Don Diego Haro Cervantes, D. Francisco León Caparrós y D. Antonio Flores Carmona.
Se eligió Alcalde presidente a D. Pedro Berruezo Gerez.
Procedióse a la elección del primer Teniente de Alcalde, resultando elegido D. José López López.
También se procedió al nombramiento de segundo Teniente de Alcalde, resultando elegido D. Ricardo Guevara Rubio.
Se nombró Regidor Síndico propietario a D. Joaquín Hernández Segura.
Se designó Regidor Síndico suplente a D. Antonio Berruezo López.
Se acordó que las sesiones ordinarias se celebren todos los domingos a las once de la mañana.
(BOPA, 6 de abril de 1906)
Comenzó su andadura como Alcalde con mucha ilusión y con verdadero empeño por trabajar por el bien de los garrucheros. Una prueba de su gran laboriosidad puede verse en que no delegó responsabilidades y asumió la presidencia de 4 de las 5 Comisiones locales: Presupuesto, Ornato, Sanidad e Instrucción Pública en 1906.

Durante su primer mandato se acometieron diversas obras públicas que favorecieron al municipio, así se amplió el cementerio, se reparó la carretera que unía Garrucha con los centros mineros de Almagrera, Herrerías, Palomares y Villaricos, y se proyectaron los trabajos para construir una carretera que enlazara a través de Turre con la general de Lumbreras a Almería en el término de Bédar, así como otra que llegase a Carboneras a través de Mojácar. Estos caminos constituirían vías importantes para la afluencia de productos agrícolas y mineros de Sierra Cabrera y Bédar, y se harían con la colaboración económica consensuada de los municipios afectados y la Diputación Provincial.

A continuación se exponen algunas actas plenarias y noticias de su gestión como Alcalde, es sólo otra muestra de su extenso legado como máximo dirigente del gobierno local.

La Compañía de Águilas, célebre empresa explotadora de la riqueza minera del levante almeriense y que tenía en Garrucha su enclave portuario para la exportación de minerales, acumulaba escoria minera desde hacía muchos años en las proximidades a la playa del municipio. Este problema había llegado ya a un punto insostenible como se verá a continuación, pues estaba perjudicando a los garrucheros en todos los ámbitos, afectaba al sector pesquero, a las labores de carga y descarga de mercancía y al selecto turismo, ya que dañaba la imagen de la playa de Garrucha, lugar turístico de referencia en la comarca. El Ayuntamiento presidido por D. Pedro Berruezo luchó por la eliminación de esta lacra que menoscababa la calidad de la villa.

Por el Sr. Regidor Síndico, Sr. Hernández, se hizo presente a la Corporación, que resultan incalculables los perjuicios que se irrogan al vecindario con la gran cantidad de escorias que la Compañía de Águilas tiene depositada desde hace largos años frente a la fachada de su Fábrica de San Jacinto, las cuales, por su proximidad a la playa, interceptan la circulación por aquel sitio en cuanto hay un poco de marejada; y lo que es aún peor, las olas, en los fuertes temporales, han arrastrado de aquel depósito y extendido por toda la playa de este pueblo, gran cantidad de aquellos pedriscos, que perjudican notablemente a los pescadores y al tráfico de carga y descarga, cuyas embarcaciones se destrozan por las quillas al chocar con esos pedazos de horrura, y al mismo tiempo han imposibilitado para el baño toda la playa, cuyo suelo, siempre suave y blando como la arena, se ha convertido ya en un extenso pedregal, cuyos filos hieren los pies de los bañistas.
Conformes la mayoría de los Sres. Concejales en las manifestaciones del Sr. Hernández, acuerdan: Que por el Sr. Presidente (Don Pedro Berruezo Gerez) se dirija comunicación al Sr. Ayudante de Marina, para que proceda a la formación del correspondiente expediente, a fin de que desaparezcan los muchos perjuicios que a esta población se ocasionan por ese depósito de horruras tan próximo al mar, obligando a la Compañía de Águilas a que deje limpia y expedita toda la Zona Marítima, sin perjuicio de que por el Sr. Alcalde se hagan también las gestiones oficiales que procedan.
(Actas capitulares. Sesión 8 de abril de 1906. Archivo Municipal de Garrucha)

El 31 de mayo de 1906 tuvo lugar en Madrid, en la Basílica de San Jerónimo, el regio enlace entre Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg. A la salida el cortejo nupcial se encaminó hacia el Palacio Real dándose un baño de masas en su recorrido. Al llegar la comitiva a la altura del número 88 de la Calle Mayor, el anarquista Mateo Morral lanzó, desde uno de los balcones, una bomba camuflada en un ramo de flores al paso de la carroza real con el objetivo de asesinar a los Reyes. El atentado, que aunque fracasó en su propósito al resultar los monarcas ilesos, acabó con la vida de 23 personas y hubo decenas de heridos.

El Ayuntamiento de Garrucha presidido por Don Pedro Berruezo Gerez protestó y condenó enérgicamente el brutal atentado.




Por el Sr. Presidente (D. Pedro Berruezo Gerez) se dio cuenta a la Corporación del atentado inicuo de que estuvieron a punto de ser víctimas nuestros jóvenes Monarcas, momentos después de celebrado su regio enlace, y del cual resultaron multitud de víctimas, impresionando dolorosamente a todo el mundo.
Que inmediatamente después de tener conocimiento de ese hecho criminal – y por conducto del Mayordomo Mayor de Palacio –, envió telegráficamente a SS.MM., a nombre de este Ayuntamiento y del pueblo en general, su más calurosa felicitación por haber resultado ilesos los Soberanos, y su más enérgica protesta contra el hecho criminoso que ha llenado de luto multitud de hogares, arrebatando preciosas vidas.
La Corporación hace suyas las manifestaciones de su Presidente y acuerda que por el mismo y por conducto del Sr. Gobernador Civil se eleve al Gobierno la protesta general de este vecindario, contra el acto bárbaro e incalificable que convirtió en un instante, en llanto y desolación, lo que era emporio de alegría, felicidad y entusiasmo.
Por el Sr. Presidente se manifestó a la Corporación que, de acuerdo con lo que particularmente se había convenido por la mayoría de los Sres. Concejales, en la reunión celebrada el 30 del pasado Mayo, se había conmemorado con festejos públicos el fausto suceso del regio enlace de S.M. el Rey Don Alfonso XIII, con la Princesa Victoria Eugenia de Battemberg; y que el Ayuntamiento, por unanimidad, ACUERDA: aprobar las fiestas que se han verificado con motivo de las bodas reales, cuyos gastos se abonarán con cargo al presupuesto municipal.
(Actas capitulares. Sesión 3 de junio de 1906. Archivo Municipal de Garrucha)
Buque descargando en la playa de Garrucha. Hacia 1900. Fotógrafo: F. de Blain

Garrucha, al no tener puerto, dependía del buen tiempo de la mar para que los pescadores pudiesen salir a faenar y también para la carga y descarga de los buques mercantes con embarcaciones hasta la playa. El temporal de levante era común en esta zona, lo que provocaba que los pescadores y braceros no pudiesen ganarse el jornal diario. Si el mal tiempo duraba días, la situación económica de estas familias se hacía insostenible. Es por ello que, dando pruebas de generosidad, solidaridad y empatía, las familias pudientes de Garrucha solían socorrer a los más necesitados del municipio en estos casos. 

El siguiente acta capitular es una prueba de ésto, donde el Alcalde Don Pedro Berruezo, siempre sensible a los problemas de la clase obrera, solicita la colaboración de las familias acomodadas de Garrucha para asistir al pueblo necesitado. En este sentido, Don Pedro Berruezo Gerez fue un gran filántropo y más desde que adquirió la condición de Alcalde del municipio. Su célebre casa de la calle Obispo Orberá siempre estaba abierta a todo aquel que lo requiriese; en la entrada de su casa había diariamente, en espuertas de esparto, alimentos para aquellos vecinos que por su situación económica lo necesitasen, sin coste alguno. Además se sabe que, ante los temporales de levante, empleaba su fortuna en socorrer a los pescadores y trabajadores más necesitados que no se habían podido ganar el jornal diario.

Por el Sr. Presidente (D. Pedro Berruezo Gerez) se dio cuenta a la Corporación de que, siendo angustiosa por demás la situación por la que venía atravesando la clase obrera y pescadora de este pueblo, con motivo del largo temporal de levante reinante en estas costas durante casi todo el mes que hoy finaliza, había citado en el día de ayer a una reunión a los mayores contribuyentes y clases acomodadas de esta villa, con el fin de allegar recursos con que socorrer a las muchas familias necesitadas que había, teniendo la inmensa satisfacción de que en el acto de la reunión se recaudase la cantidad de mil veintitrés pesetas, que, por una Comisión numerosa de donantes, se repartió anoche mismo a domicilio, llevando con ello un gran consuelo a multitud de hogares.
Que en los donativos y reparto se ha distinguido todo el elemento oficial de esta localidad y la Corporación ACUERDA: Que se den las más expresivas gracias a todos los Sres. que han contribuido al socorro de esta sufrida clase obrera, y muy especialmente a los Sres. Ayundante Militar de Marina, Capitán y Teniente de Carabineros, Administrador de Aduanas y Director y Secretario de Sanidad Marítima, a cuyas autoridades se comunicará de oficio, por la Presidencia, el reconocimiento de este Municipio por los auxilios pecuniarios y personales que han prestado en obra tan humanitaria.
(Actas capitulares. Sesión 30 de septiembre de 1906. Archivo Municipal de Garrucha)

Dña. Laura Segura Cayuela
Col. José Berruezo García
Cortesía María Luisa Alás Berruezo
El año 1906, que comenzó lleno de ilusiones, iba a terminar de manera sumamente cruel y dolorosa. Su esposa, Doña Laura Segura Cayuela, murió de manera inesperada el 21 de diciembre de 1906, a la edad de 32 años. Durísimas navidades las de 1906 las que soportó la familia Berruezo. Don Pedro, tremendamente abatido por la muerte de su querida Laura, se retiró de la Alcaldía unas semanas para volver de nuevo al cargo en enero de 1907.

Nota del periódico El Radical (Almería, 26/12/1906)

Nota del periódico El Radical (Almería, 12/1/1907)

[Continuará]


No hay comentarios:

Publicar un comentario