domingo, 5 de julio de 2015

D. Pedro Berruezo Gerez (1871-1952). Parte I


Don Pedro Berruezo Gerez nació en Garrucha el 13 de junio de 1871. Era hijo de D. Francisco Berruezo López, una de las personalidades más relevantes del municipio, y Dña. María del Mar Gerez Segura, influyente y caritativa dama perteneciente a otra de las Casas fundacionales de Garrucha, como la Berruezo.
Como hijo perteneciente a una de las familias más destacadas del levante almeriense, se formó en los mejores centros privados de Almería. Cursó sus estudios de Primera y Segunda Enseñanza en el elitista Colegio Nuestra Señora del Carmen de Cuevas del Almanzora, en el Colegio Privado de Vera, en el Colegio La Purísima Concepción de Garrucha y en el famoso Instituto de Segunda Enseñanza de Almería, donde estudiaron figuras históricas tan célebres como el político D. Nicolás Salmerón o los poetas D. Federico García Lorca, D. José Durbán Orozco, D. Francisco Aquino…
Sobre el Colegio Nuestra Señora del Carmen de Cuevas del Almanzora y el Instituto de Segunda Enseñanza de Almería cabe dedicarle unas líneas por su trascendencia histórica en la educación almeriense:

Colegio Nuestra Señora del Carmen de Cuevas del Almanzora. Hacia 1910
Al amparo de las enormes ganancias que originaba la minería de la Sierra de Almagrera, la alta burguesía de Cuevas del Almanzora creó el que fue considerado como el mejor Centro de Enseñanza de la provincia de Almería para la educación de sus hijos. Como comenta el historiador D. Enrique Fernández Bolea en su artículo “Aproximación a una institución escolar decimonónica: El Colegio de Nuestra Señora del Carmen de Cuevas del Almanzora (Almería)”: A partir de la muerte de Fernando VII, una burguesía moderada, de inclinación ideológica liberal, se hará con las riendas del poder estatal. Rápidamente pondrán la instrucción educativa a su servicio, concibiendo la enseñanza secundaria como ese conjunto de estudios necesarios para que su clase se perpetuase en ese poder que acababa de conquistar. Es verdad que esta nueva y pujante clase defendía una educación para todos, pero tan sólo en su primer nivel, en las primeras letras; la segunda enseñanza debía reservarse a las clases medias y altas, rectoras ahora y en el futuro de los destinos del país. La idea y las gestiones se fueron fraguando a lo largo del siglo XIX hasta culminar con la inauguración del Colegio Nuestra Señora del Carmen el 19 de octubre de 1881. Los profesores más destacados del sureste de España, tanto seculares como seglares, componían el primer claustro de profesores. En la década de 1890 se hicieron cargo de la enseñanza los Dominicos.

Instituto de Segunda Enseñanza de Almería. Hacia 1900

Con respecto al Instituto de Segunda Enseñanza de Almería, fue creado por Real Orden de 17 de noviembre de 1845 y ha tenido una vida de más de 150 años. Como comentó el Director y profesor de este centro, D. Francisco Leal, en su estudio monográfico sobre el instituto: El Instituto de Segunda Enseñanza de Almería ha representado durante mucho tiempo un Centro dinamizador de la cultura de la ciudad de Almería. Cuando en otras ciudades próximas disponían de Universidad, en Almería se centraban nuestros esfuerzos culturales en un instituto que hacía las veces de Universidad, bien como Centro que acogiera actos culturales de los distintos momentos de la vida almeriense o bien porque sus alumnos o profesores formaran parte de esas actividades culturales. Recuérdese la diligencia de algunos de sus educadores en el Liceo Artístico, en el Ateneo, etc. Por sus aulas han pasado personas legendarias, ilustres, históricas, celebridades, almerienses de adopción, artistas, etc. [...] En sus archivos ha quedado constancia de Nicolás Salmerón, Federico García Lorca, Antonio Ledesma, Álvarez de Sotomayor, Francisco Villaespesa, El Poeta Durbán, Francisco Aquino... y muchos otros, todos ellos cotidianos en la vida de Almería de hoy.

Don Pedro Berruezo fue un alumno brillante, como da fe su expediente académico, destacando especialmente en asignaturas de letras tales como Historia, Latín y Castellano, Francés, Retórica y Poética… Precisamente en esta última materia destacaría de manera muy sobresaliente, como así se atestigua en las veladas científico-literaria-musicales que organizaba el Colegio Nuestra Señora del Carmen de Cuevas del Almanzora:

Nota de El Minero de Almagrera (Cuevas del Almanzora, 25/11/1882)

Nota de El Minero de Almagrera (Cuevas del Almanzora, 24/4/1883)

Tenía un don natural para la oratoria, para el poderoso y gran arte de hablar en público, lo que unido a su gran filantropía y abnegación innata le hará convertirse en los años venideros en El Tribuno de Garrucha, uno de los mayores políticos de la Historia de Garrucha.

Una de las tantas pruebas de abnegación de Don Pedro Berruezo hacia sus vecinos pudo verse el 10 de abril de 1889 cuando en el incendio que se produjo en el almacen y tienda quincalla de D. Juan José Martínez en Garrucha, un joven D. Pedro Berruezo no dudó en poner su vida en riesgo para ayudar a apagar las llamas. También pudo verse a su padre, siendo Alcalde, colaborando en la extinción del incendio, lo que denota el espíritu altruista y solidario de la familia Berruezo para sus convecinos.

Fracción del artículo de La Crónica Meridional (Almería, 14/4/1889)
Fracción del artículo de La Crónica Meridional (Almería, 14/4/1889)

Hombre de gran cultura y formación humanística fue aficionado a las Bellas Artes, colaboró en su querida Garrucha natal, uno de los pueblos más dinámicos, intelectuales y culturales del levante almeriense en su época, en cuantas obras teatrales se emprendiesen incluso como actor como prueba la siguiente noticia donde participó en la representación del drama en tres 3 actos "Un drama nuevo" de D. Joaquín Estebanez:

Fracción del artículo de La Crónica Meridional (Almería, 27/4/1890)

Fracción del artículo de La Crónica Merdional (Almería, 27/4/1890)

Aunque por la posición económica de la familia Berruezo ya tenía la vida resuelta, una vez terminó sus estudios en 1888 comenzó a interesarse por la política. Así que decidió prepararse para viajar a Francia para tener un mayor nivel de formación, necesitaba empaparse de la democracia francesa, del país de la libertad de pensamiento, de la ilustración, de la libertad, igualdad y fraternidad, todo en vías a una posible carrera profesional en la política nacional de España, ya que la verdadera pasión y vocación de Don Pedro Berruezo siempre fue el servicio público. Dado su perfecto dominio del francés y la pertenencia de su padre, D. Francisco Berruezo López, al cuerpo diplomático de Garrucha como vicecónsul de Portugal, las gestiones para lograr su estancia en el país galo con la ayuda del Agente Consular de Francia en Garrucha fueron sencillas.

En 1890 todo estaba preparado, su ajuar y cubertería de plata con sus iniciales grabadas, quedaban días para emprender el viaje a Francia, pero todo iba a cambiar. Don Sebastián Segura Carrasco, padre de su novia, Doña Laura Segura Cayuela, su gran amor de juventud, le comunicó que si se marchaba al extranjero no lo esperaría y casaría a su hija con otro hombre. 


Los Segura eran una de las familias de comerciantes más destacadas de Garrucha, especializados en el comercio del esparto fueron los más importantes de este sector hasta la llegada de la familia Fuentes. Además tenían una manifiesta vinculación política con el municipio, D. Sebastián Segura Carrasco había sido Alcalde de Garrucha de 1879 a 1881 y D. Telesforo Segura Imbernón de 1881 a 1883 y en 1895.

Dña. María Berruezo Segura
Don Pedro Berruezo Gerez, en una decisión insólita y que denotaba los profundos sentimientos que profesaba a su novia, renunció a irse a Francia y se quedó en Garrucha. El 26 de septiembre de 1890 se casó con Dña. Laura Segura Cayuela. Con ella tuvo 3 hijas, aunque sólo la más pequeña, Doña María Berruezo Segura, nacida en 1903, llegaría a edad adulta. El sacrificio personal que hizo D. Pedro Berruezo Gerez por amor conmovió a ambas familias, ya que no esperaban semejante decisión.

Su permanencia en Garrucha le hizo introducirse en la gestión de los negocios familiares, aunque pronto dejaría tal misión a sus hermanos para dedicarse de lleno a su pasión, la política. En poco tiempo se convertirá en una figura de primer orden y de gran trascendencia para Garrucha, en uno de los Alcaldes más queridos y populares de su Historia.

[Continuará]

1 comentario:

  1. Una lectura detallada es lo minomo que se merece este capitulo, no solo por el abuelo, si no como no, por los personajes que coinciden en su epoca de estudiantes,, y algo mu imortante el conocimieto de idiomas como en su caso el frances, sinolvidar lo mas importante, su sacrificio, de su primer amor, con tal de no abandonar su tierra y su familia
    Bonito capitulo con gran lujo de detelles, cundo lo publiqueis, aque asi espero se haga, espero coteis con uno parami

    ResponderEliminar