jueves, 29 de marzo de 2018

La Virgen de los Dolores de Garrucha cumple 70 años


María Santísima de los Dolores de Garrucha, en febrero de 2017,
portando las ofrendas (broche, rosario y pañuelo) que realizó la
familia Berruezo con ocasión de la Misa celebrada en el centenario
del fallecimiento D. Francisco Berruezo López, fundador y primer
Hermano Mayor de la Real, Ilustre y Antigua Hermandad de
Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores
Este año 2018 se cumple el setenta aniversario de la bendición de María Santísima de los Dolores de Garrucha.

Costeada con esfuerzo por la Cofradía de Pescadores para restablecer el culto a la Virgen de los Dolores tras la pérdida de la antigua talla en los tristes sucesos de 1936, la actual imagen, de escultor desconocido, llegó a Garrucha el 19 de marzo de 1948 procedente del establecimiento “Santarrufina y Heras” de Madrid, empresa fundada en 1887 y dedicada a la comercialización de artículos religiosos: orfebrería, imaginería, ornamentos, etc. Aquel día de San José, la apática Garrucha de posguerra vivió un momento de gran regocijo público. En la puerta del Pósito de Pescadores, la bellísima Virgen, engalanada con precioso manto y corona, echó por primera vez su reconfortante mirada al pueblo garruchero, que tan necesitado estaba en aquellos años de asirse a la Buena Madre. A todos enamoró la nueva Dolores y desde entonces es venerada con fervor por la devota Garrucha.

D. Francisco Pérez en su artículo “Síntesis histórico-artística de la Imagen de la Santísima Virgen de los Dolores-Garrucha” (1998) hace una excelente descripción de la talla en el que menciona que «es una imagen de madera de cedro, de tamaño natural, mide 160 cm, y responde al modelo de imagen mariana “Stabar Mater”, representando a la Madre de Jesús, en el Calvario, al pie de la Cruz, triste pero con moderación, llorando, pero sin perder ni un ápice de su hermosura. Tallado el rostro y manos, con ojos y lágrimas de cristal, y el pelo tallado en la misma cabeza, recogido graciosamente bajo la nuca, el cuello fino y elegante como el de un cisne, y las manos bellísimamente separadas, aunque en un principio según testimonios fotográficos del año 48, las llevó entrelazadas en el pecho, desconociéndose el motivo del cambio a las actuales en 1950». 

Asimismo, comenta Pérez en su escrito que la actual forma de vestirla y presentarla comenzó en 1981 cuando «el rostrillo de puntas se sustituyó por otro de encajes, dejando por primera vez a la vista el cuello de la Virgen, y se ha ido abriendo año tras año sucesivamente, hasta llegar al modo de vestirla tal y como la contemplamos en la actualidad. Saya negra y corpiño con mangas anchas, ceñida a su cuerpo por la cintura, largo manto negro recogido bajo los brazos en graciosos y elegantes pliegues, y rostrillo de blondas o encajes enmarcándole su bello rostro, y cruzándole el pecho sobre el cual descansa el Corazón con los Siete Puñales, o el Puñal de la Pasión, según la ocasión. Ciñen sus sienes una rica corona dorada y rematada por la Santa Cruz, y ostenta en sus ráfagas, estrellas, así como lleva Media Luna dorada a sus pies, respondiendo a la descripción del Apocalipsis de San Juan “una mujer vestida de Sol, coronada de estrellas, y con luna a sus plantas”».

Paso de Palio de la Virgen
de los Dolores en la actualidad.
La Virgen, imagen mariana titular como sabemos de la Real, Ilustre y Antigua Hermandad Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores, ha tenido algunas restauraciones a lo largo de los años, así como tronos, siendo el actual Paso de Palio, de estilo sevillano, de 1989, completándose en años sucesivos con la candelería, las jarras delanteras, la peana de la Virgen, así como una "Gloria del Espíritu Santo" en el palio, obra del pintor garruchero D. Clemente Gerez. Hoy día se lleva el Paso con costaleros, aunque anteriormente llegó a ser portado a la forma de Málaga. Anualmente, el pueblo de Garrucha disfruta por sus calles de su Reina y Madre cada Viernes de Dolores en el Santo Vía Crucis, así como el Jueves y Viernes Santo.

Sirvan estas breves líneas como recordatorio a la efeméride cumplida y en homenaje a María Santísima de los Dolores en su setenta aniversario, que tanto ha significado, significa y significará para la familia Berruezo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario