viernes, 23 de diciembre de 2016

Don Tomás Latorre, el último Alcalde Pedáneo de Garrucha


Don Tomás Latorre Campoy nació en Vera el 22 de febrero de 1813. Era hijo de D. Diego Latorre Gómez y de Dña. María Joaquina Campoy Cano.

Pertenecía  a un linaje de notables, su padre era médico en Vera y sus antepasados se habían destacado como caballeros en la Reconquista del Reino de Granada participando en la toma de la ciudad de Baza a finales del siglo XV.

Nuestro biografiado se casó en 1830 con Dña. María Encarnación Ballesta Parra, poco antes de marcharse a estudiar medicina, obteniendo en Granada la licenciatura en esta disciplina a mediados de esta década.

En 1847 fue designado médico titular de Vera, así como galeno consultor de Garrucha y miembro de la Junta de Sanidad de Vera en 1852.

Médico de reconocido prestigio, en 1860 tuvo una actuación destacada en la lucha contra la epidemia de cólera morbo que azotó el levante almeriense. Este mal afectó principalmente a Cuevas del Almanzora, por lo que la Junta de Sanidad veratense estableció un cordón sanitario para proteger a Vera y a Garrucha del contagio. Ninguna persona ni producto procedente de Cuevas podía entrar en estas poblaciones, por lo que se evitó de esta manera la propagación de la epidemia. Además, el Ayuntamiento de Vera, dando muestras de solidaridad y a instancia de los vecinos de Garrucha, donó dinero para atender a los enfermos de Cuevas.

"The Doctor", del pintor Sir Samuel Luke Fildes (1891)
Escena médica que representa muy bien a aquellos médicos de pueblo atendiendo a sus pacientes en sus domicilios

Pero si por algo recordamos en ese artículo a este buen médico es por haber sido el último Alcalde Pedáneo de Garrucha y el que tomó posesión, aquel histórico día del 1 de enero de 1861, a don Manuel Berruezo Ayora como Primer Alcalde del naciente municipio.

Eran las 10 de la mañana del primero de enero cuando el Alcalde Pedáneo D. Tomás Latorre, dando cumplimiento a la Real Orden de Isabel II de 1858 y a la Orden del Gobernador Civil de 23 de diciembre de 1860, “recibió el oportuno juramento al nombrado (Alcalde) para el presente año, Sr. Don Manuel Berruezo, quien lo prestó en manos de aquel, jurando por Dios y los Santos Evangelios guardar y hacer guardar la Constitución de la Monarquía y las leyes, ser fiel a S.M. Dña. Isabel II y conducirse bien y lealmente en el desempeño de su cargo”. Para tan trascendente acto, los prohombres que habían de constituir el Primer Ayuntamiento de Garrucha se congregaron en el Antiguo Alfolí de Sal, que haría las veces de Casa Consistorial en estos primeros momentos. Asimismo, don Tomás fue designado Regidor Síndico de la naciente Municipalidad y formó parte de la Comisión de Instrucción Primaria. También fue Secretario del Ayuntamiento de 1862 a 1864.

Este primer gobierno municipal de Garrucha, que se mantuvo hasta 1863, ha sido considerado uno de los mejores de su Historia, pues la villa fue dotada de Administración de Aduanas y Rentas Estancadas, Ayundantía de Marina, Sanidad Marítima, Compañía de Carabineros del Reino, Intervención de Minas, Feria, la Fundición de plomos San Jacinto, médico titular, notario público, estación de telégrafos, Correos y viceconsulados inglés y francés, que facilitó la llegada de capital extranjero para la revitalización de la industria y el comercio que tanto benefició a Garrucha. Además se aprobó la construcción del Ayuntamiento, Iglesia, Cárcel y Escuela de Instrucción.

En el ámbito sanitario, don Tomás Latorre fue el primer Médico Titular que tuvo Garrucha como municipio independiente (nombrado el 5 de enero de 1862, aunque ya venía ejerciendo este empleo de manera interina) y formó parte de la Junta Municipal de Sanidad junto a don Pedro Berruezo Soler y don Andrés Cervantes Quesada, entre otros.

Que fue un hombre querido y respetado en la Garrucha de su tiempo no cabe dudas, prueba de ello es el siguiente informe que elaboró el Ayuntamiento sobre su persona:

Se dio cuenta de una instancia de D. Tomás de Latorre Campoy, para que se informe de su conducta y otras particularidades. Y se acordó evaluarlo manifestando que el mismo, durante su larga permanencia en esta población, ha observado la más arreglada conducta pública y moral, buena vida y costumbres, dando constantemente prueba nada equívoca de su esmerada educación y sanos principios. Que en el ejercicio de su profesión ha patentizado repetidas veces la inteligencia y profundos conocimientos de que se halla adornado, por cuya circunstancia ha merecido la confianza de todo el vecindario. Que en el bienio que desempeñó el cargo de Alcalde Pedáneo, que el Sr. Gobernador se decidió conferirle, se condujo con la mayor pureza y diligencia, haciéndose acreedor a la más distinguida prueba de consideración. Y que, por último, en la actualidad sirve el cargo de Regidor Síndico de este Ayuntamiento, y tanto en él cuanto en lo relativo a su profesión médica ha desempeñado y desempeña cuantas comisiones le ha confiado la autoridad, especialmente en las épocas en que la población ha sido invadida del cólera morbo, sin que se le haya retribuido cosa alguna, ni reclamado por su parte.
(Actas Capitulares. Sesión de 21/2/1861. Archivo Municipal de Garrucha)
Además, mantuvo una estrecha amistad con don Manuel Berruezo, pues emprendió con él muchos negocios de índole minero junto a otras personalidades de la época como don Bernardo Gerez, don Pedro Berruezo o don Ramón Orozco.

Dña. Mercedes Latorre Ballesta
Cortesía Carmen Aguilera Olmos
Finalmente, el 5 de mayo de 1870 falleció don Tomás Latorre Campoy, a la temprana edad de 57 años, siendo enterrado en Vera. La casualidad quiso que unos años más tarde, en 1874, su buen amigo don Manuel Berruezo Ayora también falleciese a la misma edad.

Garrucha quedó huérfana de uno de sus padres fundadores, de aquel célebre médico que para la historia quedó como el último Alcalde Pedáneo de Garrucha.

No obstante, con su muerte no terminó la vinculación de la familia Latorre con Garrucha pues su hija, Dña. María de las Mercedes Latorre Ballesta, casó con D. Asensio Fernández Morán, destacado político conservador que fue Cónsul Honorario de Francia en Almería y Alcalde de Garrucha en diversas ocasiones (1868, 1874, 1884, 1890 y 1899). Asimismo, uno de los hijos de este matrimonio, D. Asensio Fernández Latorre, abogado, fue Juez Municipal (1903-1905) y Concejal durante la II República.



2 comentarios:

  1. Hola José Francisco
    Muchas gracias por el tratamiento que has dado a mi bisabuelo, es una gran labor la que estás haciendo dando a conocer los personajes que han aportado tanto a esa tierra y que incluso han dejado parte de su vida por la mejora de sus conciudadanos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Carmen. Se lo comento a mi padre, aunque los artículos no los elabora él sino yo.

      Un abrazo.

      Eliminar